martes, 11 de diciembre de 2012

Conciencia Sexualidad Sagrada




Cuando una mujer hace el amor con “penes emocionales”, con penes compulsivos y egoístas, que no saben estar presentes amorosa y desinteresadamente dentro de su vientre, está acentuando la herida. El contacto con el pene de un hombre que ha sanado o que está en el camino consciente de sanación, que ha abierto su corazón, que ha integrado en él mismo la energía femenina, la energía de la Diosa, comienza, sin embargo, a purificar el vientre femenino.

El cuerpo es un símbolo y el vientre, el útero femenino, es el símbolo de la conexión con lo no manifestado, la Diosa. El vientre femenino ha sido agredido durante miles de años, por el mundo masculino y la energía metálica separada del corazón y la Madre Tierra que ha dominado nuestra civilización.

Y aún hoy sigue siendo agredido terriblemente en nuestra “avanzada” civilización. Se le agrede cuando el hombre sigue utilizándolo para descargar toda su frenética compulsividad mental, cuando tantos y tantos hombres se masturban dentro del vientre de una mujer y a eso le llaman hacer el amor. Le agrede la propia mujer cuando permite que cualquier hombre entre dentro de ella, y cuando ella misma copia los patrones sexuales masculinizantes, dirigiéndose a una sexualidad superficial (clitoridiana) y convirtiéndose en ese tipo de mujer, tan común hoy en día, que utiliza activamente la sexualidad desligada del sentimiento.

Se le agrede por supuesto en los hospitales, en el llamado “parto tecnológico” dominante hoy en día, donde tantas y tantas mujeres paren de forma antinatural y son sometidas a la atrocidad de la episiotomía y otras aberraciones médicas, en aras del la “efectividad técnica”. Se la agrede cuando se ha inventado la píldora, que destruye el ciclo femenino, o todos los otros sistemas anticonceptivos intrusivos en el cuerpo de la mujer, curiosamente siempre sistemas para la mujer, ¿porqué no para el hombre?. 

Se agrede el vientre femenino, cuando se ha hecho creer a la mujer que su regla es un trastorno, una molestia “que tiene que sufrir” y que la impide actuar en un plano de “igualdad” con el hombre. Cuando se la ha hecho separarse del momento sagrado que es la menstruación y a base de “tampax” apartarse e incluso repudiar su propia sangre. Podríamos continuar con un sin fin de agresiones más de una civilización masculina que, desde su “omnipotente” hemisferio izquierdo, ha cometido y sigue cometiendo para controlar y aplastar a la Diosa, a la cual ha temido y no ha entendido. No es de extrañar que nuestra civilización esté destruyendo la Tierra, siendo la Tierra la expresión por excelencia de la energía de la Diosa.

Es necesario que el vientre femenino sea sanado de todo el dolor, de todo el miedo y de todo el rencor, del karma colectivo, de miles de años de aplastamiento de lo femenino, de desprecio y de agresión a la Diosa.

Existen diferentes formas, y lo que podríamos llamar técnicas de sanación, que desembocan todas en tomar consciencia de la verdadera identidad, despejando todas las creencias erróneas sobre uno mismo incrustadas en nuestra mente-cuerpo. El mismo acto sexual, en la forma tántrica, es una potente forma de sanación.

La sexualidad tántrica puede ser una ayuda poderosa en el camino de sanación del vientre femenino, pues revierte el proceso de la enfermedad del desamor que inunda las células del vientre femenino. Cuando una mujer hace el amor con “penes emocionales”, con penes compulsivos y egoístas, que no saben estar presentes amorosa y desinteresadamente dentro de su vientre, está acentuando la herida. 

El contacto con el pene de un hombre que ha sanado o que está en el camino consciente de sanación  que ha abierto su corazón, que ha integrado en él mismo la energía femenina, la energía de la Diosa, comienza, sin embargo, a purificar el vientre femenino. 

Comienza a darle “nueva información”, esta vez desde la consideración, desde el amor. Por eso es muy importante para cualquier mujer en el camino de sanación consciente, ser cuidadosa en sus relaciones. No se trata de represión, de negar ahora el derecho de libertad sexual, tan arduamente conseguido; sino de una toma de consciencia de “lo que estamos haciendo”. Pasado el tiempo, tan necesario, después de siglos de locura de represión, de la liberación sexual de los hippies, estamos ahora en otro lugar, donde debemos empezar a tomar responsabilidad sobre las verdaderas consecuencias de lo que hacemos.

Autor: Yolanda Urrea

Imagina una Mujer



“Imagina una mujer que cree que es correcto y bueno que ella sea mujer. Una mujer que honra su experiencia y cuenta sus historias. Que no acepta cargar con los pecados de otros en su cuerpo y su vida.

Imagina una mujer que cree en su bondad. Una mujer que confía en sí misma y se respeta. Que escucha sus necesidades y deseos y los abraza con ternura y gracia.

Imagina una mujer que cree en su pertenencia al mundo, una mujer que festeja y celebra su propia vida, que se siente alegre de estar viva.

Imagina a una mujer que ha reconocido la influencia del pasado en el presente. Una mujer que ha recorrido su pasado. Que ha sanado su presente.

Imagina una mujere enamorada de su propio cuerpo. Una mujer que cree que su cuerpo es suficiente tal como es. Que celebra su cuerpo como compañero digno de confianza. Y sus ritmos y ciclos como recurso exquisito.

Imagina una mujer que abraza su propia sexualidad como propia, una mujer que se deleita en el placer que se da. Que experimenta todos sus sentimientos y sensaciones eróticas sin vergüenza ni culpa.

Imagina una mujer que honra el rostro de la Diosa en su propio rostro cambiante. Una mujer que celebra la acumulación de sus años y de su sabiduría, que se niega a usar su preciosa energia de vida para disfrazar los cambios de su cuerpo y de su vida.


Imagina una mujer que es autora de su propia vida. Una mujer que imagina la divinidad a su imagen y semejanza. Que diseña su propia espiritualidad y permite que ella le informe su vida diaria

Imagina a una mujer que valora a las mujeres de su vida. Una mujer que se sienta en círculos de mujeres para que se le recuerde su propia verdad cuando la olvide.

Imagina a una mujer sin vergüenza, que esta llena de sí misma, una mujer poderosa que esta despierta a su propia verdad. Una mujer valerosa que ha asumido su justo lugar al lado de los hombres. Una mujer sabia, cuyas creencias respecto a sí misma se reflejan en sus relaciones

Una mujer que inicia, se esfuerza y se mueve en su propio nombre. Que no acepta rendirse, excepto a su Ser más verdadero y a su voz más sabia.

Imagínate a ti misma como esa mujer.”

Tomado de Imagine a Woman in Love with Herself,  (Un Dios que se parece a mi: Descubriendo el rostro femenino de Dios) por Patricia Lynn Reilly, M. Div., (c) 1995 

Florece...



"Florece donde sea que estés plantada." - Edu Wigand

Ser Mujer



Ser mujer es la sensualidad, la intensidad, el goce de habitar un cuerpo dibujado en curvas y profundidades, que ama ser recorrido y fecundado amorosamente.

Ser mujer es mi forma de amar y crear, tomando y soltando, como la respiración.
Ser mujer es un compromiso inalterable con la vida, un agradecimiento permanente a la existencia, un gestar junto a otros: mujeres y hombres, nuevas realidades más sanas y felices para todos.

Ser mujer es no cansarme jamás de bucear en cada alma, la verdad y el amor.
Ser mujer es abrazar en círculo a mis amigas, hermanas, compañeras.
Ser mujer es abrirme como corola a los misterios sagrados.

Autor: © Germana Martin

jueves, 11 de octubre de 2012

Somos una sola alma...


 "Whatever our souls are made of, his and mine are the same" 
- Emily Bronte

domingo, 23 de septiembre de 2012

La Nueva Frecuencia del Amor


Si buscas el Amor, tira abajo todas tus creencias y olvídate de las experiencias vividas. Empieza de nuevo por donde nunca se te hubiera ocurrido que anda el Amor buscándote a ti.

El Amor es una energía que fluye libremente en todo el Universo. Hay que aprender a pedirla y tomarla desde la Fuente Ilimitada. El Amor ‘llega’ desde el Centro de Amor Universal hacia el centro interno de cada uno.

Ábrete, tira tus corazas y deja que esta maravillosa energía disuelva los sentimientos negativos de separación y soledad y logres estados de paz y bienestar ‘desde adentro y sin esfuerzos’. Nuevas formas de relacionarnos amorosamente están surgiendo en estos tiempos. En los últimos años hemos crecido mucho en la expresión de los sentimientos. Ahora, el amor se abre como un loto de mil pétalos y da múltiples posibilidades para salir de nuestras limitaciones y carencias.

¿Qué es el amor?

El amor es ENERGÍA que viene de la Energía Universal Creadora. El amor es un estado de completa felicidad, se disfruta cuando uno se abandona en el sentimiento y deja que todo fluya sin obstáculos.

Los seres se están encontrando para activar la nueva conciencia del amor y así poder sacar lo mejor de sí y crecer espiritualmente, porque el amor es el camino más genuino para el nuevo crecimiento interior. Desde el amor sin condicionamientos ni expectativas las almas están sanando viejas heridas de soledades y abandonos y están creando un estado interior más pleno y seguro.

El amor es amor y nada más, no se encadena a ningún contrato o filiación. Si deseas vivir con la persona amada, vive. Pero no pongas obstáculos en la convivencia, no exijas al otro lo que éste no tiene para dar, no le compliques la vida con reclamos. Deja que la relación fluya libremente. Respeta sus espacios, sus tiempos, sus gustos y que te respete a ti. No sientas obligaciones en ningún momento, ni sometimiento o dependencia. No calles lo que sientes, pero habla con dulzura.

Hay muchas maneras de comprometerse en las relaciones y uno cree que todo eso es amor, generalmente es dependencia emocional, necesidad de que otro llene tus vacíos y encima, los llena mal. No busques el amor afuera. Tienes que aprender a generarlo desde tu centro cardíaco, llenar tu aura, tu mente, tus palabras del amor que tomarás del Amor Universal y luego expresarlo. Todo en tu entorno vibrará en el amor y no habrá más carencias ni abandonos.

Reflexiona sobre estos aspectos: ¿Por qué cargas al amor con tantos condicionamientos?: Te amo aunque…, te amo porque…, te amo pero….El verdadero amor no es nada de todo eso. El amor es un sentimiento que fluye puro, sin distorsiones. Una cosa es convivir y compartir la vida con alguien y otra cosa es amar a alguien. Lo ideal es que se den ambas cosas juntas. Pero si no lo has logrado y convives con alguien a quien ya no amas, clarifica tu interior, acepta la realidad y no eches culpas afuera, en tu camino de evolución estaba el desamor para que ahora busques el amor, que no es sólo tener a otro, sino poder relacionarte amorosamente con TODOS.

Si en el plano humano no encuentras cómo llenar tu vacío de amor, comienza una tarea de crecimiento interior para conectar la Fuente Eterna de Amor Universal y entonces estarás vibrando también en el amor humano.

El amor está llamado a cubrir el Universo… pero mientras no nos demos cuenta que somos nosotros los que tenemos que llamar, invocar, fabricar, ese amor y luego proyectarlo… el amor no puede conocerse, no puede proyectarse, no puede operar en la humanidad… porque eso depende de nosotros y no de otras fuerzas cósmicas.

Nosotros somos antenas cósmicas para recibir información, y difundirla y entonces de esa forma poder producir mayor inquietud por conocer, que es lo que está sucediendo en esta Nueva Era.

La verdadera conciencia de amor comienza a entenderse ahora, en la medida en que salimos de todo tipo de creencias limitadoras. Los verdaderos sentimientos que restaurarán nuestra vida están fluyendo desde una dimensión superior de compresión de la vida, donde el Ser encuentra su resonancia espiritual y puede conectar el amor en su esencia pura.

Para gran parte de la humanidad, en estos momentos, el amor está mezclado con necesidades sexuales, fantasías culturales, reemplaza carencias. Depende de las creencias de cada individuo que el amor dé felicidad o produzca dolor.

Muchos ya han comprobado que con la cabeza no se ama. El sentimiento amoroso es una energía, de determinada frecuencia vibracional que se condensa en el chakra cardíaco y desde allí sale y se expresa. Quienes tienen bloqueos energéticos en el centro cardiaco no pueden expresar esta energía con facilidad y se sienten solos y angustiados. Cuando este centro vibra en una determinada frecuencia y entra en resonancia con otro ser que está en la misma frecuencia se produce un intercambio amoroso pleno. Esto puede darse una sola vez, varias veces, por mucho tiempo, por toda la vida humana. Todo depende de la capacidad para mantener esa sintonía. Es por ello que el amor no pide ni da: se expresa.

A veces encuentra resonancia y respuesta y otras veces no. Con la excusa de ‘lo hice por amor’, se esconden muchísimas formas de manipulaciones, resentimientos, necesidad de poder o de dependencia. ¡Basta de telenovelas!

Después de comprender este nuevo concepto de amor, no tiene sentido hablar de los celos ni de fidelidad. Se es fiel con uno mismo y con los propios sentimientos. Con el crecimiento interior se logra ser consecuente e íntegro con uno mismo. Sólo desde este lugar de armonía interior se puede fluir un verdadero sentimiento amoroso profundo y puro.

Este estado amoroso pleno es el que se expresa en todos los niveles de la vida, no sólo en el amor de pareja. Uno ama LA VIDA y ama a todos los seres. La fuente de amor está dentro de uno y no necesita que venga a llenarla nadie. Si has sanado tus propias heridas eres amor e irradias amor. Sólo así se entra en resonancia y se encuentra quien comparta tu frecuencia de amor. Si logras solucionar todos los mandatos adquiridos con respecto al amor, podrás enseñarle a otro cómo lograrlo también y podrá acompañarte en el camino de explorar juntos las nuevas dimensiones del amor.

Los procesos de transformación son internos y externos. Con tal celeridad se producen los acontecimientos que no hay tiempo para pensar. Estamos en las puertas de un gran cambio, inimaginable para muchos.

El planeta Tierra y nosotros VAMOS A CAMBIAR DE DIMENSIÓN. Es decir, está finalizando la 3° dimensión que es material, sólida y concreta,donde sólo existe lo que se ve, y ahora comienza a llegar a nuestra realidad oleadas de nuevas energías que corresponden a las frecuencias de la 4° y 5° dimensión, donde el tiempo real es el presente y la conciencia se expande hacia la comprensión espiritual de la vida.

Toda partícula de vida está experimentando un proceso de transformación. Los nuevos códigos se introducen en diferentes puntos del planeta y desde allí se activan, modificando nuestra historia evolutiva, tanto individual como colectiva. Esto produce un inevitable cambio de conciencia en cada ser viviente que se registra en el físico y en la mente. Es por ello que necesitamos conocer y comprender las modificaciones de nuestro mundo interno y externo.

Simplificar la vida. Liberarnos de cargas pesadas, vaciar la casa (física y mental). En aquellas cosas que ya cumplieron su función. Dejar espacio para las nuevas frecuencias de conciencia que vienen desde el Universo, son las que aportan el cambio y disuelven las viejas creencias que sirvieron hasta ahora.

Aligerar las relaciones afectivas, vincularnos por amor, no por conveniencia u obligación. Desapegarse de los dramas y crear paz, paz, paz. Soltar… todo lo que limita y angustia. A través del sentimiento pleno y el amor incondicional el ser puede conectar las energías de la 5° dimensión…



Fuente: Extracto de articulo: Estamos en las puertas de un gran cambio

domingo, 19 de agosto de 2012

La relación de pareja


La mayoría de la gente inicia una relación con las miras puestas en lo que puede sacar de ella.

Pero he aquí que el objetivo de una relación es decidir qué parte de ti mismo quisieras ver “descubierta”; no qué parte de la otra persona puedes capturar y conservar. Sólo puede haber un objetivo para las relaciones, y para toda la vida: 

SER Y DECIDIR QUIEN REALMENTE ERES.

Resulta muy romántico decir que tú no eras “nada” hasta que llegó esa otra persona tan especial; pero eso no es cierto. Y, lo que es peor, supone una increíble presión sobre esa persona, forzándola a ser toda una serie de cosas que no es.

Como no quiere “desengañarte”, trata con gran esfuerzo de ser y hacer todas esas cosas, hasta que ya no puede más. Ya no puede completar el retrato que te has forjado de él o de ella. Ya no puede desempeñar el papel que le has asignado. Entonces surge el resentimiento. Y después la cólera.

Finalmente, para salvarse a sí misma (y a la relación), esa otra persona especial empieza a recuperar su auténtico YO, actuando más de acuerdo con Quien Realmente Es. Y en ese momento es cuando dices que esa persona “realmente, ha cambiado”.

Resulta muy romántico decir que, ahora que esa otra persona especial ha entrado en tu vida, te sientes completo.

Pero el objetivo de la relación no es tener a otra persona que te complete, sino tener a otra persona con la que compartir tu completitud.

He aquí la mayor paradoja de todas las relaciones humanas: no necesitas a una determinada persona para experimentar plenamente Quien eres, y... sin otro, no eres nada.

Aquí radica a la vez el misterio y el prodigio, la frustración y la alegría de la experiencia humana. Requiere un conocimiento profundo y una total voluntad vivir en esta paradoja de un modo que tenga sentido. Y muy pocas personas lo logran.

La mayoría de nosotros iniciamos nuestras relaciones en los primeros años de madurez, con esperanza, plenos de energía sexual, con el corazón abierto de par en par y el alma alegre e ilusionada.
En algún momento entre los cuarenta y los cincuenta años (y muchos de nosotros quizás antes), renunciamos a nuestro más magnífico sueño, abandonamos nuestra más alta esperanza, y nos conformamos con nuestras menores expectativas; o a veces con nada en absoluto.

El problema es sumamente básico, sumamente sencillo; y, sin embargo, trágicamente mal interpretado: nuestro más magnífico sueño, nuestra más alta idea y nuestra más acariciada esperanza se había referido a nuestro amado OTRO, en lugar de a nuestro amado YO. La prueba de nuestras relaciones se había referido al hecho de hasta qué punto el otro se ajustaba a nuestras ideas, y en qué medida considerábamos que nosotros nos ajustábamos a las suyas.

Sin embargo, la única prueba auténtica se refería al hecho de hasta qué punto nosotros nos ajustábamos a las nuestras.

Las relaciones son sagradas porque proporcionan la más grandiosa oportunidad en la vida - en realidad, la única oportunidad - de crear y producir la experiencia de tu más elevado concepto de TI MISMO. Las relaciones fracasan cuando las considerás la más grandiosa oportunidad de crear y producir la experiencia de tú más elevado concepto de OTRO.

Si dejás que, en una relación con otra persona, cada uno se preocupe de Sí mismo: de lo que Uno mismo es, hace y tiene; de lo que Uno mismo quiere, pide, obtiene; de lo que Uno mismo busca, crea, experimenta... todas las relaciones servirán magníficamente a este propósito, y a quienes participen en ellas.

Dejá que, en la relación con otra persona, cada uno se preocupe, no del otro, sino sólo y únicamente de Sí mismo. Parece una enseñanza extraña, ya que siempre nos han dicho que en la forma más elevada de relación uno se preocupa únicamente del otro. Pero yo te digo esto: es el hecho de centrarte en el otro -de obsesionarte con el otro- lo que hace que las relaciones fracasen.

¿Qué es el otro? ¿Qué hace? ¿Qué tiene? ¿Qué dice, quiere o pide? ¿Qué piensa, espera o planea? No importa lo que el otro sea, haga, tenga, diga, quiera o pida. No importa lo que el otro piense, espere o planee. Sólo importa lo que tu hagas en relación con ello.

La persona que más ama es la persona que está más centrada en Sí misma.

Si no te amás a ti mismo, no podrá amar a otro. Mucha gente comete el error de tratar de amarse a Sí mismo a través de amar a otro. Por supuesto, no se dan cuenta de lo que hacen. No se trata de un esfuerzo consciente, sino de algo que se da en la mente, a un nivel muy profundo, en el inconsciente.

Piensan: “Si puedo amar a otros, ellos me amarán a mí. Entonces seré alguien digno de ser amado, y, por lo tanto, Yo me amaré a mí mismo”.

El reverso de esto es que muchas personas se odian a sí mismas porque piensan que no hay nadie que las quiera.

Se trata de una enfermedad; es el verdadero “mal de amores”, pues lo cierto es que sí hay otras personas que les quieren, pero no importa. No importa cuánta gente manifieste su amor hacia ellos; nunca será suficiente.

Cuando realmente los quieres, en primer lugar, no creen en ti. Piensan que tratás de manipularlos, que tratás de sacar algo de ellos. (¿Cómo podrías quererlos por lo que realmente son? No!!. Debe haber un error. ¡Seguro que quieres algo más! Entonces ¿qué es lo que quieres?).

Se cruzan de brazos, tratando de comprender cómo alguien puede realmente quererlos. Así, no te creen, y emprenden una campaña para hacer que se lo demuestres cada día. Tienes que demostrarles que los quieres. Y, para hacerlo, pueden pedirte que empieces a cambiar TU conducta.

En segundo lugar, si finalmente llegan a creer que los quieres, inmediatamente empiezan a preocuparse acerca de cuánto tiempo lograrán mantener tu amor. Así, con el fin de conservarlo, empiezan a cambiar SU conducta.

De este modo, dos personas se pierden a sí mismas - literalmente - en la relación. Inician la relación esperando encontrarse a sí mismas, y, en lugar de ello, se pierden a sí mismas.

La verdadera Alma Gemela




Durante miles de años nos han condicionado a creer que hasta que no aparezca alguien "especial" en nuestras vidas, no seremos del todo felices.

Las películas, las novelas y las canciones románticas apoyan esta creencia, que nos lleva a que nos sintamos incompletos o vacíos si no tenemos pareja. O entonces nos sentimos insatisfechos con la pareja que ya tenemos, pues en el fondo tenemos una imagen de perfección que es imposible de alcanzar.

Esta creencia también se ha extendido en el mundo espiritual o metafísico, bajo la forma de la búsqueda de nuestra alma gemela. En algún lugar, en algún momento, aparecerá esa persona única, destinada para nosotros, que hará que con su presencia se disipen todos nuestros temores, problemas y heridas emocionales...

Pero esta búsqueda infructuosa e ilusoria sólo nos muestra que seguimos esperando que el Amor provenga de afuera, cuando la verdad es que ya somos ese Amor, ya lo llevamos dentro, y es en nuestro interior donde encontraremos a nuestra alma gemela.

Todos los seres humanos llevamos dentro una parte masculina y otra femenina, más allá de la forma física que tengamos.

Y las cualidades que nos atraen del sexo opuesto son aquellas que debemos reconocer en nosotros mismos, para descubrir hasta qué punto ya somos una Unidad, ya estamos completos.

Debemos reconocer, Amar y honrar a nuestro polo opuesto en nuestro interior, para que ambas partes se unan, se armonicen y equilibren, pues sólo así podemos sentirnos realmente plenos y libres.

Libres de condicionamientos, libres de esperas y expectativas, libres de la mayor ilusión: la de que estamos solos y aislados, cuando en realidad ya llevamos dentro toda la riqueza del Universo.

Sólo así, amando y encontrando en nuestro interior a nuestra alma gemela, podremos vivir la plenitud de la vida, y traer el Cielo a la Tierra.

Autor: Enriqueta Olivari

miércoles, 8 de agosto de 2012

Compartiendo tu energía más íntima


¿Qué tan consciente eres en el momento de elegir con quién compartes tu energía más íntima?

Todo encuentro íntimo con una persona te une de una forma especial con ella. Las energías y las almas se entrelazan y entre más profunda sea esa conexión más se comparte y se intercambia energía con esa persona.

Si estás con una persona que no le hace ninguna limpieza interna a su ser y si además esta persona ha estado con muchos otros y tampoco ha limpiado lo que los demás han dejado en ella no sólo estarás adquiriendo parte de su carga energética sino que también estarás tomando parte de las energías de las demás personas que intimaron con ella.

Antes de intimar con una persona recuerda:


"Duerme con alguien que desearías Ser".

lunes, 6 de agosto de 2012

Vivir como las Flores


Maestro, que debo hacer para no quedarme molesto?

Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. 
Algunas son indiferentes.
Siento odio por aquellas que son mentirosas.
 Sufro con aquellas que calumnian.

Pues, viva como las flores! Advirtió el Maestro.

Como es vivir como las flores ? Preguntó el discípulo.


Ponga atención a esas flores – continuó el Maestro, señalando lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas.

Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra macule la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con sus propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás lo incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no suyos.
Si no son suyos, no hay motivo para molestarse. Ejercite, pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera.

Esto es vivir como las flores.

La Libertad


La Libertad es ser quien so
y no lo que los demás esperan que yo sea.
 Incluye mi libertad de decidir
dónde quiero estar en cada momento.

Libertad es pensar lo que pienso
y no necesariamente lo que debería sentir, 
o lo que otros hubieran sentido,
o lo que esperan que yo sienta.

Libertad es correr los riesgos
 que yo decida correr,
 siempre y cuando esté dispuesto
 a afrontar por mi mismo los costos de dicho riesgo.

Libertad es salir al mundo a buscar
lo que creo que necesito,
 en lugar de vivir esperando 
que otro me dé el permiso para conseguirlo…

Poco para agregar, que no esté dicho…
Tenemos el don y el derecho a la libertad…
Libertad de pensar, de sentir, de expresarnos 
libertad de elegir.

De elegir lo que pensaré, lo que sentiré.
 Si, podemos elegir lo que sentimos también.
 A veces no podemos elegir lo que nos pasa, pero
 podemos elegir qué hacemos con eso.

La sensación de libertad, como cualquier otra,
 es intransferible pero te invito a que respires hondo…
todo el aire está para tí… mira el cielo…enorme,
 imponente…todo para ti..eres libre…
Aún si estás en la oficina, o haciendo algo
 que no te gusta, estás ELIGIENDO,
 estás haciendo uso de tu libertad.

‘Piénsalo… Se siente distinto cuando tomamos conciencia 
de que todo lo que nos pasa es el fruto de nuestras elecciones…
Los problemas que tienes hoy no pueden ser resueltos 
si piensas de la misma manera que cuando los creaste”


Autor Desconocido

sábado, 4 de agosto de 2012

Purifica tu corazón



"Purifica tu corazón antes de que permitas que el amor entre en él,
porque incluso la miel más dulce agria un recipiente sucio ”

- Pitágoras

domingo, 29 de julio de 2012

Dejar ir, soltar, liberarnos...



Dejar ir es una de las lecciones mas difíciles de asimilar, porque siempre queremos tener lo que más deseamos: Ser amados con reciprocidad, obtener los éxitos, logros, objetivos propuestos.

Cuando no conseguimos aquello que anhelamos viene la frustración, la ansiedad, depresión, el dolor, la angustia, y todo lo demás.


Queremos que las personas y los eventos fluyan y sean como a nosotros nos conviene, pero lamentablemente, así no es como funciona. Muchas personas vienen, para enseñarnos lo que necesitamos y luego se van.

Dejar ir cuando se ama demasiado, como en el amor de pareja es muy difícil y doloroso, eso sin contar con el apego, el ego, el orgullo, el amor propio herido.

Cuando no somos amados con reciprocidad, es imprescindible comprender que hay que liberar a ese ser que amamos, para que encuentre su destino y sea feliz. Desear la felicidad del otro, antes que la de una misma, eso, es amor verdadero e incondicional.


Desapegarnos sin resentimiento, sin luchar, aceptando lo que hay, siendo consientes de que esa es nuestra realidad, pocas veces se logra con facilidad.


Abrir nuestros brazos, para liberar a la persona amada. A ese niño, para que vuele y camine por sus propios pies, viva experiencias, cometas errores y aprenda de ellos, para que al final, sea un ser completo e integro, es una árdua tarea, que conlleva desprendimiento y dolor, pero que es indispensable hacer.



Todos en algún momento, nos enfrentamos a este suceso: Dejar ir, liberar, soltar, desapegarnos.

¿Como hacer, para curar esas heridas y desprendernos de aquello que tanto amamos, pero que por las razones que sean, ya termino su ciclo?

¿Como sanar el alma, cuando el sufrimiento es inmenso?

Es un proceso de introspección, de conectarnos con nuestro ser interior.

Tener nuestro duelo, llorar nuestra inmensa perdida, porque duele, duele demasiado. Solo el tiempo, el aceptar las cosas como son, es lo único que puede ayudar, y entender que hay que dejar libre a lo que mas se ama.

No podemos cortarle las alas a nadie, eso no es sano y no es amor. El amor verdadero es libre, y no puede estar sujeto a nuestra voluntad.

Asimilar los fracasos, comprendernos y aceptarnos, porque no se puede hacer mas que desear la felicidad de ese otro ser.

En esta problematica también hay que tener en cuenta nuestro amor propio herido. A veces solo es nuestro ego, el ser rechazados, el aferrarnos con uñas y dientes a un imposible. Como entender la diferencia?


Escuchando nuestro corazón, conectándonos con nosotros mismos, nuestra intuición. La voz interior divina siempre sabe, y conoce todas las respuestas, solo tenemos que escuchar.

Ver lo que en verdad es esencial, que nada tiene que ver con lo material. Apreciar lo importante y trascendental desde el corazón, y vivir en consecuencia.

Aprender la paciencia, la humildad, la tolerancia, a sobreponerse a las perdidas de toda índole. Son pruebas que tenemos que sobrellevar.

Cuando el destino, nos convoca una y otra vez, talvez, ahí, lo que tenemos que hacer es: Vencer el miedo, arriesgarnos, ser valientes, y buscar fortaleza de donde no tenemos.

Cada situación adversa a la que nos exponemos, tiene por objeto hacernos crecer. En otros casos, el universo nos enfrenta a estos eventos, porque es la única forma que hay, para que tomemos conciencia de los cambios que tenemos que dar.


Aceptar lo evidente, porque de otra forma no podría ser, no podríamos avanzar. En todo caso, fueron nuestras expectativas las que fueron defraudadas. Es preciso aceptar y trabajar el desapego.


La felicidad aparece, pero a veces somos tan ciegos, que no la vemos, y la dejamos pasar. Vivan, amen de verdad, con cada fibra de su ser, luchen por lo que en verdad es importante, no le cierren las puertas al amor, porque el amor, es lo que en definitiva, vale la pena vivir y ser vivido con todo, y sus consecuencias.


Suzanne Powell

El Bambú Japonés



 No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.

También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada y grita con todas sus fuerzas: "¡Crece, maldita seas!"...

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo trasforma en no apto para impacientes:

Siembras la semilla, la abonas,  y te ocupas de regarla constantemente.

Durante los primeros meses no sucede nada apreciable. En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.

Sin embargo, durante el séptimo año, en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!

¿Tardó solo seis semanas crecer?.

No. La verdad es que se tomó siete años y seis semanas en desarrollarse.

Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.

Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas personas tratan de encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno y que éste requiere tiempo. Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.


De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. Y esto puede ser extremadamente frustrante.

En esos momentos, recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que en tanto no bajemos los brazos -, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos-, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.

Cuento Zen

El alma es una mariposa



“‎El alma es una mariposa… Hay un momento en el que una voz nos dice que ha llegado el tiempo de una gran metamorfosis…”

Rubem Alves

Transformación



"Y justo cuando la oruga pensó que era su final, 
se transformo en mariposa."

La mujer espera amor



La mujer no desea un cuerpo, desea un abrazo.
No desea halagos, desea palabras.

La mujer no desea unos labios, desea un beso.
No desea ser persona, desea ser mujer.

La mujer no espera tu tiempo, espera tiempo contigo.
La mujer no espera pasión, espera romance.

No espera sexo, espera amor

La unión de dos almas es un plan divino



La unión de dos almas es un plan divino, sólo Dios, en su infinito amor, puede unir profundamente dos corazones.

Paulina Ávila

La persona correcta





Si pudiste ser feliz con la persona equivocada,
piensa cuan feliz serás cuando llegue la persona correcta...

Las almas se reconocen...



Las almas se reconocen. Cuando esto sucede, no existen límites.

Perder miedo al amor...



Hemos perdido el miedo al amor 
en el momento en el que pudimos vernos fijamente a los ojos…

No puedo exigir amor de nadie...



He aprendido que no puedo exigir amor de nadie… Sólo puedo dar buenas razones para que les guste.. Y tener paciencia para que la vida haga el resto …

William Shakespare

Ni te amo...



Ni te amo, ni he dejado de amarte…

Elevémonos...


Elevémonos juntos...

martes, 10 de julio de 2012

Unión, no pertenencia


"La mujer no pertenece al hombre, ni el hombre pertenece a la mujer. Ambos se unen en el amor y colaboran juntos en una obra material o espiritual." 

- Alejandro Jodorowsky

Vive el presente...



No llores por el pasado, se ha ido. 
 No te estreses por el futuro, no ha llegado. 
Vive en el presente y hazlo hermoso…

Desire...



"I once had a thousand desires, 
But in my one desire to know you all else melted away"

 - Rumi

Aquello que buscas te buscará a ti


"Dicen que todo lo que nosotros estamos buscando, también nos busca a nosotros y que, si nos quedamos quietos nos encontrará. Es algo que lleva mucho tiempo esperándonos. En cuanto llegue, no te muevas. Descansa. Ya verás lo que ocurre a continuación".

Clarissa Pinkola Estés 

Soledad...



"Para amar hay que emprender un trabajo interior
 que solo la soledad hace posible."
 - Alejandro Jodorowsky

domingo, 1 de julio de 2012

Mujer ...



M  U  J  E  R …
Tu cuerpo te hace sexy, tu rostro te hace bonita, pero tu corazón es lo que te hace hermosa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...